jueves, 5 de septiembre de 2013

Black Swans y Vampiros: Donadores para la Vida Real

Representación de la ópera Der Vampyr, de Heinrich Marschner, por la Wolf Trap Company (1980, fuente)

En el estado actual del mundo, se encuentra de todo (y cada vez con más variedad en ese "todo") y una de las últimas rarezas (en el sentido de "poco común" y no en forma peyorativa, nadie se ofenda con esto) con las que me topé fueron estos black swans o "cisnes negros", en nuestra lengua nativa, que son los "donadores" de sangre para "vampiros del mundo real" (una idea explotada, en un contexto diferente, en la serie del canal HBO True Blood). Un punto importante sería entender qué son estos "vampiros del mundo real", ya que si bien los mitos (y la literatura) hablan de cierto tipo de criaturas, el transporte a la realidad puede ser más complicado, especialmente porque habría que definir qué es un vampiro y también qué no es. Si definimos vampiro como "criatura que se alimenta de sangre", podría ser cualquier cosa (o persona) con hábitos alimenticios "particulares", sin embargo, cuando se habla de vampiros reales, en estos contextos, se refiere a la comunidad de personas que se alimenta de sangre con cierta regularidad, aunque hay otros tipos.


De acuerdo a Black Swan Haven (Refugio de los cisnes negros), un cisne negro es un
"apodo para amigos, familia y donadores de vampiros reales. No necesitas dar una prueba, tener una licencia, etc. para ser uno. Somos un grupo especial de personas, tal como nuestros amados vampíricos"
En el mismo sitio, se describen como de todas las edades (siempre y cuando sean mayores de edad, ya que de otro modo, podría haber problemas de diversa índole, partiendo por los legales), géneros, formas y tamaños, dispuestos a donarle una parte de sí a un vampiro, pero que bajo ninguna circunstancia son Renfields o mascotas, sino que son gente con motivaciones y mente propias, que están dispuesto a seguir teniéndolas. Tampoco corresponden a drama queens que pretenden llamar la atención (aunque todas las comunidades y subculturas los tienen que aguantar en mayor o menor medida).

Por otra parte, los vampiros reales son descritos en los foros de la comunidad Black Swan Haven como aquellas personas que necesitan beber sangre para sentirse bien. Son personas, ante todo, trabajan para pagar sus cuentas, comen sus comidas regularmente, etc. Pero por alguna razón (en la que no me atreveré a indagar en esta entrada), requieren de la sangre para poder mantenerse funcionales, incluso si la idea les produce repulsión. Sin embargo, hay otro tipo y es del vampiro psíquico, que a diferencia de los "sanguinarios", como los llaman en algunas de estas comunidades, se alimentan de la energía de las personas (nuevamente, no discutiré lo vago del concepto de "energía" utilizado acá, aunque algunos aseguran que podría tener que ver con lo que algunas culturas llaman chi/ki, psi, fuerza vital, etc --- insisto en lo vago del concepto).

El fundador de la Iglesia Satánica Anton Szandor Lavey, en su obra La Biblia Satánica (The Satanic Bible, 1969), describe a los vampiros psíquicos de una forma menos... noble, por decirlo de alguna manera. Para Lavey, los vampiros psíquicos son personas que practican
"el fino arte de hacer que otros se sientan responsables y hasta en deuda con ellos sin causa alguna"
Los satanistas los reconocen como parásitos y animan a protegerse de ellos, identificándolos mediante respondiendo a las sencillas preguntas
  • ¿Hay una persona que llames o visites frecuentemente --- aunque realmente no quieras hacerlo ---, porque sabes que te sentirás culpable si no lo haces?
  • ¿Te encuentras haciendo favores constantemente para alguien que no te lo pide de frente, sino que te lo insinúa?
 Generalmente son personas que piden cosas con indirectas y psicología inversa y tienen "cualidades" que hacen que uno se sienta culpable de no ayudarlos (son o fingen ser torpes, tienen alguna discapacidad, etc.). Como se puede apreciar, no son precisamente buenas compañías desde este punto de vista (que, a pesar de todo, precisa mucho mejor --- y no tan "místicamente" --- qué define a un vampiro psíquico, que los foros de vampiros que he consultado). En el blog Los Otros Vampiros ahondan profundamente en el tema, pero como no suelen citar las fuentes, a pesar de que algunas ideas se reconocen del trabajo de Lavey, pierden algo de credibilidad, no obstante, son un buen punto de partida, ya que es bastante completo y abarca gran variedad de aristas del tema.

El origen de estos vampiros es tema de amplio debate entre las comunidades actuales. El consenso es que "nacen" como tales y poco a poco van dándose cuenta de su naturaleza (un proceso que en la comunidad Voices of the Vampire Community llaman "Despertar"). Aseguran que no hay un modo de "convertirse" en vampiro, los virus u otras explicaciones basadas en intentos de parecer biólogos conocedores son falsas (o no están debidamente demostradas).

La falta de alimento para estos vampiros no los "secará" ni los matará, pero sí los hará sufrir efectos desagradables, que parecen propios de quien sufre algún tipo de síndrome de abstinencia: se vuelven irritables y letárgicos, sufriendo incluso malestar físico, acentuándose los efectos en el tiempo. Es aquí donde entran los Donadores.

Dwight Frye, en el papel de Renfield en Dracula (1931, fuente)
En la subcultura vampírica (vampire lifestylers, como se les llama en algunas fuentes), al parecer [4], se espera que los donadores sean una especie de sirvientes de los vampiros, a pesar de que como seres humanos se consideran al mismo nivel. Supongo que esto tiene que ver con el hecho de que esta subcultura se apega más a la mitología derivada del folklore y la literatura (y, por ende, a la apariencia) que a la deficiencia que obliga a los otros tipos de vampiros a alimentarse de sangre/energía. Sin embargo, ya que los Donantes son tan escasos, no pueden permitirse el lujo de abusar de ellos. No obstante esto, hay quienes buscan ser mascotas de vampiros, una suerte de Renfields, como los llaman en algunos sitios, que esperan vivir para y por su vampiro, esperando su aprobación a cada momento (aunque hay gente así que no necesariamente necesita de un vampiro para actuar de ese modo).

La relación entre vampiro y Donante no siempre es sencilla, ya que los vampiros quedan en una posición comprometida frente al Donante. Normalmente, se sentirán vulnerables, a veces incluso después de conocerse bien. Como dice la autora del blog Donor, not döner, te sentirías raro (y posiblemente asustado) si alguien salta enfrente tuyo y te dice "hola, puedes tomar mi sangre/energía". Mucha gente que se acerca a la donación lo hace con la idea de la sensualidad de los vampiros que ahora ultimo el cine pretende difundir, sin embargo, no es siempre el caso. No porque uno le done su sangre o energía a quien lo necesite, terminarán teniendo relaciones salidas de la mera sensualidad de una donación. Como mencioné, la situación suele ser lo suficientemente incómoda para el vampiro y si el donante busca algo que lo hace aún más incómodo, lo más probable es que termine por salir corriendo.

En el sitio Sanguinarius.org llegaron a un consenso respecto de los derechos que tiene aquella persona que decide convertirse en Donante, los que listo a continuación (fuente de la traducción)
  1. Como un donante, sé que es a través de mi sacrificio personal que las necesidades de los vampiros son atendidas. Es mi naturaleza amorosa lo que permite que esta relación continúe. Es mi derecho el negarme a alimentar al vampiro por cualquier motivo.
  2. Como un donante de un ser vampírico, es mi derecho saber que estoy en una relación vampiro/donante que será mutuamente beneficiosa tanto para mí como para el vampiro al que estoy donando mi esencia de vida.
  3. Yo soy el proveedor de la esencia. Está en mí decidir si soy o no capaz de dar de mi esencia para el vampiro con el que estoy. Me debe ser asignado tiempo para sanar y recuperar mi esencia con el fin de apoyar mejor a mi socio vampírico.
  4. En ningún momento puede no permitirse a mis heridas sanar.
  5. En ningún momento debo sentirme estresado por dar de mi esencia, si en algún momento me siento estresado, tengo el derecho de alejarme de la alimentación, sin ser o sentirme amenazado por mi socio vampírico.
  6. En caso de sentirme amenazado de alguna manera, forma o modo, tengo el derecho de buscar orientación y consejo de otros donantes y líderes de la comunidad de vampiros.
  7. Como un donante de un individuo vampírico, tengo el derecho a saber que mi condición de amante, amigo, familiar, o compañero de piso no debe ponerse en peligro por no querer dar de mi esencia. En lenguaje popular, “no debería costarme mi culo ser un donante.”
  8. Como donante, también debo respetar las necesidades del vampiro y tratar de aprender más sobre los hábitos alimenticios de él/ella con el fin de ayudar a estabilizar sus desequilibrios de la energía.
  9. Como un donante en una relación vampiro/donante, entiendo que aunque tengo muchos derechos necesarios, también debo tener cuidado de no abusar de la persona a la que estoy donando mi esencia. Estos mismos derechos que se me proporcionan en esta Declaración de Derechos deberían también extenderse al vampiro al que estoy donando.
  10. Finalmente es mi derecho saber que voy a estar seguro en todos los aspectos de la relación vampírica/donante, y si alguna vez siento que mi seguridad está en peligro, tengo el derecho a irme clara y libremente.
Tanto el vampiro como el Donante deben asegurarse de que no son maltratados por esta relación y es su responsabilidad dejar una relación abusiva.

Finalmente, me gustaría tratar el tema de porqué a alguien se le ocurriría ser Donante. A todas luces es muy diferente de ser donante para transfusiones. ¿Qué es lo que los motiva? El foro de Black Swan Haven recoge diferentes opiniones de donantes usuarios del foro, de las de que destaco algunas opciones:
  • Por gusto.
  • Altruismo (a veces derivado de la experiencia propia de ex-sanguinarios).
  •  En el caso de algunos Donantes de energía, porque generan demasiada para su propio bien y prefieren otorgarla a quien le hace falta.
  • Retribución a alguien que ha hecho algo por uno.
Souvenir disponible aquí. Adam Smith estaría orgulloso.
En fin, es un tema nuevo para mí, aunque lleva un par de años dando vueltas por los lados menos iluminados de la vida. Black Swan Haven lleva dando vueltas desde por lo menos el 2007, mientras que otras comunidades vampíricas desde 1997 y quién sabe cuánto desde que están ocultas las personas con estas necesidades especiales. Supongo que aquí funciona una versión de la teoría de la mano invisible de Adam Smith: existen vampiros, por lo que habrá alguien dispuesto a darles lo que necesitan. Eventualmente, se reunirán.

El tema de los vampiros reales tiene muchas aristas más que no quise abarcar aquí, debido a que incluyen algún grado de misticismo que no viene al caso en un artículo descriptivo de lo que se puede encontrar en la vida real a un nivel empírico. Por si estás interesado en esos aspectos, las referencias incluyen páginas que ahondan en el tema. Más adelante, investigaré más el tema, para poder dar más visiones del caso.

Para mayor lectura...

(Todo en inglés)
[1] Black Swan Haven, comunidad dedicada a reunir a Donantes
[2] Sanguinarius.org for Real Vampires, página de información, guías de supervivencia y recursos para vampiros, con un foro.
[3] Voices of the Vampire Community, comunidad dedicada a reunir a los vampiros en activo alrededor del mundo.
[4] Artículo en Wikipedia en Inglés respecto del estilo de vida vampírico (la subcultura)
[5] Donor, not döner, blog de una Donante, con sus vivencias y experiencias, además de información desde su punto de vista. El título del blog hace un juego de palabras en relación a los döner kebap, una comida de origen medio oriental.